Debemos trabajar en un plan estratégico de defensa de la producción agraria

Ignacio RuizSecretario General de Ansemat

El mundo llevaba meses hablando de una nueva crisis financiera que se avecinaba, de una guerra comercial entre las grandes potencias económicas, del alarmante deterioro medioambiental, y de la ruptura de alianzas políticas, pero ha tenido que ser un enemigo invisible el que provocara el Gran Cierre 2020, cuyos efectos económicos son una incógnita sobre la que sólo se puede especular. Lo que podemos prever con seguridad es que la agricultura volverá a salir reforzada como ya ocurrió en anteriores recesiones mundiales, y es probable que más que nunca.

Es momento de empezar a pensar por primera vez en cómo trabajar unidos pensando en el largo plazo, lo cual supone un cambio estructural que va a sorprender a muchos, pero que es necesario introducir en España para aprovechar al máximo el potencial de sus ciudadanos.

El sector de la maquinaria agrícola ha podido mantener su actividad porque se ha considerado sector esencial para garantizar la producción de alimentos. Este argumento se basa en lo que especifica la Ley 8/2011, que muchos desconocían hasta ahora precisamente porque no se piensa en el largo plazo. Es una ley básica para la protección del país en caso de ataques terroristas, catástrofes naturales y otras crisis globales, que, de manera teórica, establece cuales son los sectores estratégicos que se deben proteger para que en una situación como la que estamos viviendo, no se produzca un colapso en cadena de todos los sectores productivos.

La ley, como no podía ser de otra manera, considera que el catalogo de infraestructuras críticas debe ser confidencial y que sus organismos públicos responsables pueden establecer requisitos específicos; y gracias a ello se han podido llevar a cabo medidas excepcionales durante el estado de alarma.

Ahora bien, aparte de ciertos fallos que se han producido, como es el del sistema sanitario, que no estaba preparado convenientemente, considero que hay dos sectores que no están recogidos en la Ley y que son indispensables para nuestro país, como son el sector industrial y la protección medioambiental. Es necesario y urgente acometer un plan de reindustrialización del país basado en la eficiencia energética y en fuentes de energía que el país pueda producir aisladamente; y se deben proteger las áreas naturales y espacios verdes de los núcleos urbanos, previendo posibles daños a dichas zonas que puedan ser subsanados con urgencia –algo que desde ya sería necesario ante la continua amenaza de incendios–.

Debemos trabajar unidos pensando en el futuro de nuestro país, y no por ello hay que incentivar el proteccionismo, ya que las ventajas del comercio están más que comprobadas desde hace décadas. Lo que debemos garantizar es la autosuficiencia temporal en caso de cierre de fronteras a todo tipo de intercambio de bienes y servicios, y actualmente no se puede contar con ello. En el medio está la virtud, y no se puede prescindir de ningún subsector productivo que sea clave en la cadena de abastecimiento de otros sectores. Por ello tampoco se puede orientar la economía hacia el exterior ya que la dependencia del comercio externo podría ser incluso peor en situaciones como la actual.

Debemos estar orgullosos de nuestro país, de nuestras empresas y nuestras gentes, y trabajar unidos en lugar de buscar responsabilidades en plena crisis. Es momento de trabajar para salir cuanto antes de esta situación, y ya llegarán después los juicios con argumentos basado en hechos reales y no conjeturas.

Y nuestro sector debe sacar pecho y seguir trabajando para ayudar a los agricultores y ganaderos. Todos los actores del sector público y privado debemos trabajar en un plan estratégico de defensa de la producción agraria, porque el valor de nuestra producción, tanto en calidad como cantidad y variedad, es difícilmente igualable y tenemos que protegerla.

Estamos viviendo momentos complicados, pero si nos centramos en el desarrollo a largo plazo detectaremos oportunidades que compensaran con creces el golpe que estamos sufriendo ahora.

Sine agricultura nihil.

Clic aquí

Joel Marques

“Hemos podido afrontar esta fase con la seguridad necesaria para que todo fuera según lo planeado en el inicio del año”

Joel Marques, Director Comercial de Farming Agrícola La pandemia ha aumentado la necesidad de trabajar …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.