Inicio / Noticias / El sector de la maquinaria agrícola opina sobre el futuro del diésel

El sector de la maquinaria agrícola opina sobre el futuro del diésel

Si non e vero e ben trovato

Es lo que tienen las prisas y los pactos contra natura, no seré yo quien diga que el Sr. Sánchez haya conseguido la Presidencia de manera ilegal, todo lo contrario, porque nuestra Constitución que por ciertos individuos está denostada, les da la oportunidad de buscar atajos para ocupar puestos para los que no fueron mayoritariamente designados, ante esto ¡Amén!

Lo que no me parece de registro es que Ministros, que deberían de ser conscientes del eco de sus palabras, tengan una manera de hablar que causa no solo inquietud en las empresas, si no en los usuarios finales; la Sra. Ribera, Ministra de Transición Ecológica – ¡valiente definición!-, sin encomendarse ni a Dios ni al Diablo, nos deja esta perla “los motores diésel, tienen los días contados”. Como diría otro ex Ministro, “manda güevos”, y es aquí, en base a esta palabrería, que lo quiere este Gobierno , breve en su gestión, es subir el precio del gasoil, y es aquí en donde nuestro sector y sus asociaciones tiene mucho que decir y mucho como han hecho otros colectivos…

Por el momento y en lo que a tractores se refiere, que no se les ocurra hacer esa subida o verán lo que sucede; por otra parte los fabricantes en décadas no podrán tener una tecnología aplicativa a la maquinaria agrícola ¿y los miles de tractores y otros equipos que aún tienen vida por décadas? Eso de que la diferencia será bonificada, no se lo creen ni ellos.

En los últimos 10 años los tractores han experimentado una subida, debido a la aplicación de las diferentes normativas, han subido su precio medio en un 80%… ¿se imaginan eso aplicado a los automóviles y camiones? Pero aún tenemos más. Ciertas máquinas especiales han tenido que rediseñarse por entero. Vamos a ponernos en la piel de un agricultor, y ante esas declaraciones que harían ustedes? Pues vería un tractor usado e iría tirando a ver qué pasa, resintiéndose con ello la venta de los nuevos, que ya están aguantando su chaparrón, y si hablamos de usados, o se crean mecanismos para examinar lo que se importa o vamos camino de ser “el desguace” de Europa.

WARRIOR

Hemos querido pulsar el sentir del sector en esta encuesta que hemos llevado a cabo con empresas del sector, y estas son sus respuestas.

1.- ¿Qué opinión tienen sobre el anuncio de la Ministra como importadores de maquinaria agrícola que funciona con diésel? ¿Consideran que es viable?

 

(Germán Martínez – Kubota)

Un tanto precipitado, y sin mucha información. Debería conocer primero un poco el sector de la maquinaria agrícola. Nos parece un comentario algo populista con la moda anti diésel que se ha impuesto y después de casos en automoción como el diésel gate. De hecho tampoco yo lo veo personalmente muy claro en automoción donde hay más de 30 millones de coches diésel en el parque y nuestra mejor industria, segundo país productor de coches de Europa, fabrica sobre todo diésel.

El sector de la maquinaria agrícola ha estado y está sometido a continuas evoluciones en la regulación para reducir los gases de invernadero. Partiendo de la base que el motor diésel es más eficiente energéticamente que el de combustión con gasolina u otros, capaz de generar potencia mecánica con alto par a bajas revoluciones, no vemos a corto plazo la sustitución de estos motores en nuestro sector. La maquinaria agrícola requiere unas características que hacen difícil sustituir el diésel.

Los fabricantes de maquinaria han realizado una gran inversión en el desarrollo de nuevas tecnologías para cumplir con los nuevos niveles de emisiones impuestos en la reducción de gases de invernadero y emisiones de partículas. Podríamos decir que esta normativa impuesta ha sido demasiado exigente y acelerada ya que ha repercutido en incrementos de costes de vehículos que el agricultor en muchos casos no ha entendido ni entenderá.

Si además unimos los grandes incrementos en el coste del diésel y la moderada mejora de la renta agraria de nuestros agricultores, no hay mucho margen de actuación sino queremos poner a “nuestros agricultores y ganaderos contra las cuerdas”.

 

(Ángel Cano – Catrón)

Como todo combustible fósil, no es infinito, por tanto el gasóleo tiene los días contados. El asunto al que nadie sabe responder ahora mismo es cuántos días son los que hay que contar… Si entendemos el “biodiesel” como Diésel, a corto plazo, no es viable.  No obstante, en el siglo pasado un industrial español forjó un imperio partiendo de la base de transformar vehículos con motores de gasolina a diésel. Quién sabe si en un futuro tocará andar el camino inverso…

 

(Javier Seisdedos – Arbos)

Imagino que la Ministra se estaba refiriendo a la viabilidad de coches que se mueven en zonas urbanas. Pensar en vehículos industriales, agrícolas, de construcción o incluso todo- terrenos fuera del diésel es una utopía muy alejada de la realidad actual.

 

(José Llopis – SDF)

Consideramos que la Señora Ministra hacía referencia fundamentalmente al uso del diésel en automóviles y seguramente con matices. El fin de los combustibles fósiles en automoción, aunque en mi opinión aún tardará, sería viable en el corto plazo porque existen alternativas. No obstante, en el caso de la maquinaria agrícola, el uso de motores eléctricos u otro tipo de sistemas alternativos tiene muchas más complicaciones técnicas y hoy en día no existen prácticamente alternativas al diésel. Y aunque como fabricante SDF trabaja en ello, no creemos que en el corto plazo sea viable prescindir de este combustible.

 

(José Ramón González – Fendt /Valtra)

El anuncio en sus formas no me parece el más adecuado. De las instituciones esperamos seguridad y estabilidad, y el anuncio refleja todo lo contrario generando incertidumbre. A día de hoy no es viable. Si pensamos en todo lo que se mueve con gasóleo y en la importancia que tiene en nuestra economía directamente en los transportes, desde grandes empresas a pequeños comercios, parece imposible cambiar la situación de un día para otro. No cabe duda que el medio ambiente es fundamental y ya llevamos diferentes cambios en los motores para hacerlos más ecológicos y el mercado agrícola ha tenido que asumir esos cambios impuestos. Eliminar el gasóleo supone un cambio que requiere que muchas partes hagan un plan con unos pasos muy bien definidos, objetivos claros y con unas metas en el calendario para cumplir. 

 

(Gema Flores, Massey Ferguson)

Esta medida es nefasta, y parece que tiene más afán recaudatorio que otra cosa.  La solución que plantea la Ministra en el campo no es viable, ya que gravar el uso del diésel, principal insumo de la agricultura, supone un incremento en toda la cadena de valor agroalimentaria, repercutiendo directamente al consumidor final y a la rentabilidad de las explotaciones.  Por otro lado esta medida es contradictoria con la subvención que hay sobre el gasóleo agrícola  de la devolución parcial del impuesto sobre hidrocarburos que se aplica al gasóleo agrícola.
Las políticas no deberían ir orientadas desde un punto de vista de incrementar precios, si no orientadas al desarrollo de nuevas alternativas y el apoyo posterior a la compra de estas máquinas mediante políticas de renovación del parque de maquinaria.

 

(Carlos Jiménez – NH)

Es un tema de mucha actualidad y parece muy tajante en cuanto al mensaje, pero consideramos que esa idea de hacer desaparecer los motores diésel, en lo que en nuestro caso compete a la maquinaria agrícola, no vemos muy claro que vaya a ser así, diríamos que ni a medio plazo. Los motores diésel que montan nuestras máquinas cumplen con creces las restrictivas normas de emisiones de la Unión Europea, por lo que algo que cumple esas normativas y que está dentro de la legalidad, es muy difícil forzar a que desaparezca. Nuestros motores diésel fabricados por nuestra propia empresa FPT contaminan infinitamente menos que en el pasado y estamos perfectamente adecuados a la legislación. Es cierto que el anuncio sobre este tema está muy enfocado al mundo del automóvil donde el número de vehículos es infinitamente superior al del parque de maquinaria agrícola actual.

 

(Alfonso Lorenzi, John Deere)

Las normativas internacionales vigentes de emisiones de vehículos, incluida la europea, contemplan la existencia del diésel. Todos coincidimos en que, a largo plazo, los combustibles fósiles dejarán de usarse, pero todavía tienen mucho recorrido. Debemos ser prudentes, sobre todo teniendo en cuenta el gran parque de maquinaria existente.
A día de hoy, en el contexto tecnológico y normativo actual, seguimos teniendo gran dependencia del diésel.

 

2.-Los fabricantes de tractores y maquinaria van a tomar medidas al respecto?

 

(G. Martínez – Kubota)

La línea de desarrollo de productos de Kubota es muy clara, y alineada con nuestro compromiso para apoyar a los agricultores y ganaderos del mundo de una manera medioambientalmente sostenible: For Earth for Life.
Nuestra división de motores está continuamente investigando, innovando y buscando esta sostenibilidad y seguro que en el futuro iremos viendo nuevas tecnologías que reflejen este compromiso.

 

(A. Cano- Catrón)

Los fabricantes invierten muchos recursos en otro tipo de motorizaciones que no precisen de combustibles fósiles, pero estos proyectos/investigaciones están encaminadas a largo plazo.
Por otro lado, aún siguen haciendo mucho esfuerzo en adaptar sus motores para cumplir las nuevas fases de emisiones que ya tienen un calendario futuro próximo.

 

(J. Seisdedos – Arbos)

Como fabricantes de tractores, no por el anuncio de la Ministra actual sino por la evolución de las reglas de las emisiones de gases donde en breve tenemos otro salto más tenemos que seguir desarrollando nuestros vehículos, sobre todo nuestros motores de cara a lograr el cumplimiento de la nueva normativa y sobre todo de las demandas de nuestros clientes. Aquí es donde el paso hacia otra tecnología debe venir dado, cuando los clientes, y la tendencia de mercado lo demanden. Ir demasiado por delante o demasiado por detrás supone quedarse fuera del mercado sobre todo en mercados tan pequeños como la maquinaria agrícola.

 

(J. Llopis SDF)

Ninguna, ya que en ningún momento hemos entendido que hiciera referencia a nuestro sector.

 

(J.R. González – Fendt /Valtra)

Ya se llevan tomando medidas y ya se han presentado al público iniciativas de cara al futuro, para reducir emisiones e incluso emisiones 0 con el tractor eléctrico. Para un cambio como este lo primero es que fabricantes y gobiernos trabajen de la mano.

 

(G. Flores, Massey Ferguson)

No tengo noticias al respecto

 

(C. Jiménez – NH)

En nuestro caso hay una evolución natural y siempre tenemos muy presente la sostenibilidad como líderes en energía limpia, y se llevan años trabajando en el uso de combustibles alternativos como propano, hidrógeno, metano, pero eso no quiere decir ni mucho menos que los motores diésel tengan los días contados. Habrá en el futuro uso de combustibles diferentes al gasoil, sin duda, pero como comentado será en un largo plazo para sustituir unos por otros.

 

(A. Lorenzi, John Deere)

Debemos lógicamente esperar a conocer las medidas concretas que proponga el nuevo Gobierno y valorar su posible impacto en el sector de la maquinaria agrícola. En cualquier caso, trabajaremos como siempre de la mano de ANSEMAT para transmitir a la Administración las necesidades y características específicas de nuestro sector con el máximo rigor técnico.

 

3.- ¿Cómo está afectando a la venta de máquinas diésel la noticia?

 

(G. Martínez – Kubota)

De momento no hay efecto … más es “el revuelo” creado. Imaginamos que la Administración, si piensa en establecer medidas restrictivas al diésel, se pondrá en contacto con el sector para solicitar información y analizar las posibles soluciones. Esperemos que así sea porque nuestros agricultores y ganaderos no están en una situación económica que les permitan nuevos experimentos. No olvidemos que ellos son los que cuidan y vertebran el medio rural, con su importancia social que muchas veces se olvida.
Por otro lado sería más eficiente una renovación del parque de tractores profunda con medidas estructurales que limiten la edad de uso de los vehículos y su trasferencia de propiedad ´para así favorecer la compra de nuevos modelos menos contaminantes, más seguros, tecnológicamente más avanzados y como resumen, más eficientes. Nuestro parque de tractores es muy viejo y se hace más mayor cada año, más de 25 años de media, porque los agricultores y ganaderos prefieren comprar tractor usado por no poder pagar la nueva oferta dado el alto coste de los mismos por todos los cambios normativos especialmente en emisiones, que se han tenido que introducir.
Más de un tercio de todas las trasferencias de usado son de tractores de más de 30 años. El registro de tractores usados que cambia de propiedad es de 3 a 1 con el mercado de nuevo. Los tractores importados con varios años de uso siguen llegando a España de países como Alemania, Francia o Inglaterra. Nos estamos convirtiendo en el desguace de Europa y a esto hay que ponerle freno con medidas estructurales para renovar el parque, aunque alguna sea impopular.
Y en paralelo apoyar y favorecer la adopción de la innovación en nuestros agricultores adquiriendo y aplicando nuevas tecnologías con ventajas en eficiencia energética reducción de las emisiones de gases, seguridad laboral y productividad ahorrando insumos y haciendo más eficiente al agricultor reduciendo su coste de producción y así poder aspirar a mejorar su nivel de vida, que también tienen derecho. ¿No?

 

(Á. Cano – Catrón)

En la maquinaria agrícola no hay muchas otras opciones, quizá en otros sectores como el automóvil pudiera tener alguna repercusión mayor. 

 

(J. Seisdedos – Arbos)

En los tractores, a diferencia del mundo del automóvil el cliente no se ha dado por aludido.

 

(J. Llopis SDF)

En el sector de la maquinaria agrícola de ninguna manera. Hay que tener en cuenta que hoy en día no existe, comercialmente, otra opción para que el cliente pueda decantarse; no hay versiones de gasolina, o híbridas, o eléctricas que permitan un descenso del mercado de tractores diésel.

 

(J.R. González – Fendt /Valtra)

De momento ha pasado muy poco tiempo y no hemos notado ninguna influencia

 

(G. Flores, Massey Ferguson)

En estos momentos no se está viendo afectada la venta, ya que toda la maquinaria funciona con este combustible.

 

(C. Jiménez – NH)

Sinceramente no es un tema que a día de hoy en el sector de la agricultura en España se le dé importancia. Por lo que no es un limitante a la hora de la venta a los fabricantes, ni a la compra por parte de los clientes.

 

(A. Lorenzi – John Deere)

Consideramos que no está teniendo ningún impacto a tan corto plazo.

 

4.- ¿Se han tomado ya medidas para afrontar la desaparición del diésel en otros países donde su marca está presente? ¿Cuáles?

 

(G. Martínez – Kubota)

Alguna de manera muy específica, sobre todo en grandes urbes. Kubota está trabajando en el desarrollo de máquinas impulsadas con motores de gasolina y otras tecnologías que veremos sobre todo en sectores de baja potencia y mantenimiento de áreas verdes.

 

(Á. Cano, Catrón)

No. Se está comentando, hablando y estudiando, pero en estos momentos no se ha tomado ninguna medida concreta salvo la de “adaptar” los motores para que puedan funcionar con un porcentaje mayor de biodiesel sin perder prestaciones ni durabilidad.  También es una realidad el desarrollo de tractores eléctricos, sobretodo en pequeñas potencias (por debajo de 30kw).

 

(J. Seisdedos – Arbos)

No hay ningún país donde se contemple la desaparición del diésel en maquinaria agrícola a corto y medio plazo

 

(J. Llopis – SDF)

No que yo conozca. Durante muchos años, SDF ha sido pionera en el uso de combustibles alternativos como el biodiesel B100 o incluso con motores alimentados por aceites vegetales. Pero, precisamente, los actuales sistemas anticontaminación de los motores, no permiten el uso de estos combustibles, muy propensos a dañar los modernos catalizadores y filtros presentes actualmente en los motores de las fases IIIB y IV.

 

(J.R. González – Fendt /Valtra)

No me consta

 

(G. Flores, Massey Ferguson)

Los fabricantes de maquinaria agrícola estamos siguiendo esta transición y como medida estamos trabajando en el desarrollo del concepto de tractor con energía no fósil. El potencial de reducción de las emisiones de CO2 cuando se utiliza el motor de combustión como principal fuente de energía del vehículo se limita a una relación bastante modesta. La energía renovable es un jugador importante para la reducción de CO2 y la autonomía del agricultor con el uso de estas energías.

 

(C. Jiménez – NH)

Como hemos comentado desde el 2006 estamos trabajando con biocombustibles y se siguen innovando y probando nuevos prototipos con metano y propano, proyectos en los que somos pioneros y referencia.

 

(A. Lorenzi – John Deere)

Las normativas internacionales de emisiones de vehículos nos han obligado como fabricantes a una reducción drástica de los niveles de emisiones de gases durante los últimos años, lo que ha requerido fuertes inversiones en I+D. Las emisiones de los tractores nuevos en la actualidad (Fase FT4) son muchísimo menores que hace 15 años (Fase 1), habiéndose reducido los niveles de óxidos de nitrógeno y partículas en más de un 90%. Y en breve afrontaremos la aplicación de la nueva Fase 5, aún más restrictiva. Desde John Deere seguimos invirtiendo en I+D para cumplir la normativa de la manera más eficiente posible y con el mejor impacto para el cliente, ofreciendo soluciones innovadoras para un máximo rendimiento del vehículo con un menor consumo.  

  

5.- ¿Qué alternativas energéticas están desarrollando actualmente ustedes para su aplicación en la maquinaria agrícola?

 

(G. Martínez – Kubota)

Otras que iremos viendo en años venideros. Perdone que no seamos más concretos.

 

(Á. Cano, Catrón)

Tractores y otros vehículos autopropulsados con motorizaciones de consumo eléctrico (baterías).
Sin olvidar que ya hace muchos años que existen máquinas autopropulsadas para aplicaciones agrícolas con motores gasolina, un ejemplo es nuestra transplantadora de arroz Kioti DUO60.

 

(J. Seisdedos – Arbos)

Para la maquinaria agrícola, a aparte de los biodiesel que no han tenido demasiada acogida las dos líneas de trabajo que a priori  parecen más viables son los tractores híbridos y los eléctricos para aplicaciones particulares. 

 

(J. Llopis SDF)

Se han presentado diversos prototipos que trabajan con CNG (gas natural comprimido) con niveles de contaminación muy inferiores y que permitirían su uso incluso en entornos cerrados como invernaderos. También sistemas que electrifican el tractor, pero fundamentalmente para impulsar implementos, no la propia máquina. Hay que tener en cuenta que, como decía el profesor L. Márquez en su revista recientemente, con la tecnología actual para dotar de la potencia y autonomía necesarias a un tractor grande, haría falta una cantidad tal de baterías que sería inviable desde el punto de vista técnico.

 

(J.R. González – Fendt /Valtra)

Ya se lleva tiempo trabajando con biocombustibles y motores eléctricos.

 

(G. Flores, Massey Ferguson)

Aunque el motor diésel probablemente seguirá siendo la fuente de energía dominante para toda la maquinaria agrícola en los próximos años, comenzamos a ver una alternativa de esta energía. Las marcas estamos trabajando desde el departamento de ingeniería, en buscar alternativas al diésel con el fin de mejorar el impacto ambiental y la sostenibilidad a largo plazo de nuestra agricultura, tan promovido  por las políticas de la unión europea. El principal problema de estas nuevas energías, es el almacenamiento de este “combustible” en la máquina, sin que la eficiencia se vea comprometida.

 

(C. Jiménez – NH)

El uso de los residuos generados en una explotación agrícola es uno de los conceptos principales en los que nos basamos y en torno al que gira nuestro concepto de Explotación energéticamente independiente. Siguiendo nuestra línea estratégica de Líderes en Energía Limpia se han ido desarrollando proyectos en el uso de los residuos vegetales y animales generados para producir hidrógeno y metanos, y así poder alimentar al tractor con un combustible natural y con cero contaminación.
En cuanto al tractor de metano hay ya varias unidades en Europa trabajando en campo en condiciones reales de trabajo y son los prototipos que facilitan la información para valorar la viabilidad y eficiencia del mismo.

 

(A. Lorenzi, John Deere)

Tenemos varias líneas de investigación que abordan diferentes tipos de soluciones. Desde hace años, John Deere ha sido pionera en la incorporación de la energía eléctrica a las máquinas agrícolas. Nuestro último desarrollo pudo verse en la SIMA de París en 2017, donde presentamos un prototipo de tractor de 175CV 100% eléctrico, accionado únicamente por baterías. En cualquier caso, independientemente de las alternativas energéticas disponibles, es importante destacar el papel clave que la agricultura de precisión juega en lo que a eficiencia energética se refiere. La manera más rápida de mejorar el rendimiento de las explotaciones agrícolas es, sin duda, la incorporación de la agricultura de precisión con sistemas de guiado, mapas de rendimiento, aplicación variable de insumos y la conectividad de los vehículos. Desde John Deere apostamos por acelerar la implementación de la Agricultura 4.0 y favorecer así el proceso de profesionalización de la agricultura española.

 

6.- ¿Qué importancia creen que va a tener a medio y largo plazo el diésel en su mix total de ventas?

 

(G. Martínez – Kubota)

No pensamos que vaya a haber un cambio radical en nuestras ventas en tractores de uso específico agrícola de gran potencia a medio plazo donde el uso del diésel es muy eficiente en los actuales modelos, que a su vez son muy poco contaminantes, muy eficientes y tecnológicamente muy avanzados.

 

(Á. Cano, Catrón)

A medio plazo creemos que un 95% del total de las ventas, a largo plazo dependerá mucho de las medidas y acciones políticas que tomen los distintos gobiernos en el futuro.

 

(J. Seisdedos – Arbos)

A medio plazo la mayoría, a largo veremos cómo evolucionan las nuevas tecnologías, pero se ha de ver una revolución que hoy no me consta para que el diésel pierda mercado de una manera significativa. El agricultor no tiene unos ingresos tan altos como para poder elegir alternativas más limpias pero significativamente más caras en su compra y en su uso. Y eso es un aspecto que se ha de tener muy en cuenta con los “imperativos legales” del legislador. Si no, lo que sucederá, como está pasando en la actualidad, es que no solamente no se incorporarán las tecnologías menos contaminantes sino que se dará un paso atrás al crecer de manera muy importante las máquinas usadas, de características mucho más contaminantes.

 

(J. Llopis SDF)

En el corto y casi con seguridad en el medio plazo, el diésel seguirá representando la totalidad de nuestras ventas. En el largo plazo, y tal y como evoluciona la tecnología es difícil aventurarse. Pero habría que hacer notar, que hoy por hoy, lo más efectivo sería incentivar la renovación del parque de maquinaria, donde existen muchos tractores muy antiguos trabajando que, si se reemplazaran con cualquier modelo actual, ya implicaría una considerable reducción de la polución.

 

(J.R. González – Fendt /Valtra)

De momento y al no haber una alternativa viable en toda la gama de la maquinaria, la importancia va a ser la más alta. Debemos ver cómo pasan los días, como responden los distintos sectores afectado y como se va definiendo ese anuncio para ver cuál va a ser su total repercusión a medio y largo plazo.

 

(G. Flores, Massey Ferguson)

A medio plazo no creo que haya un gran impacto, más bien será a largo plazo. Ya que el agricultor, puede que  decida no comprar hasta  ver qué medidas va a tomar el gobierno y la UE, en lo que se refiere al uso del diésel en el sector agrícola. Por tanto puede que las ventas se vean retenidas.

 

(C. Jiménez- NH)

Hablamos de un largo plazo la posibilidad de que exista ese mix, ya no solo por el cambio tan radical que supone, si no que las inversiones realizadas tanto por fabricantes como por usuario deberían ser muy grandes, para lo cual el sector agrícola no sé si está preparado. Sabiendo que en nuestro caso al disponer un fabricante de motores propios como es FPT que trabaja para nuestras marcas dentro del grupo de coches y camiones, tenemos una ventaja competitiva muy grande y sería “más fácil” adaptarnos a los cambios que pudieran venir.

 

(A. Lorenzi, John Deere)

Esto vendrá condicionado por el contexto normativo y tecnológico. A día de hoy, seguimos teniendo gran dependencia del diésel. Un hecho que debería hacernos reflexionar a todos es la tendencia que observamos en el mercado de tractores usados en España, que se ha disparado en los últimos años, alimentando un parque de vehículos antiguos en activo cuyos niveles de emisiones son mucho mayores que en los vehículos nuevos, sin mencionar los menores niveles de seguridad, eficiencia y rendimiento que presentan. Sin duda, esta circunstancia no favorece el proceso de profesionalización de la agricultura española, provocando que nuestros agricultores compitan peor en los mercados agrícolas globales.

 

Germán Martínez, Presidente de Kubota España

Ángel Cano, General Manager de Catrón Internacional

Javier Seisdedos, Director General de Arbos Ibérica & Latinoamerica

José Llopis, Director de Marketing de SDF

José Ramón González, NSM Fendt &Valtra España

Gema Flores, Marketing Specialist & Sales Supoort de Massey Ferguson

Carlos Jiménez, Responsable de Comunicación de New Holland

Alfonso Lorenzi, Gerente de Marketing de John Deere Ibérica

Clic aquí

Agrícola El Prado, medio siglo vinculado a la agricultura

El concesionario Agrícola El Prado ha celebrado recientemente, en sus instalaciones de Talavera de La …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AHORA TAMBIÉN PODRÁ SUSCRIBIRSE A LA REVISTA DIGITAL. ¡¡ENTRE EN NUESTRA LIBRERÍA!! Descartar