Es hora de reivindicar la producción nacional

Julio Gil, Gerente Sembradoras Gil

En este momento de crisis es muy difícil aportar algo nuevo con lo mucho que se está escribiendo en todos los medios de comunicación, tanto generalistas como especializados.

Sí puedo decir, que aun estando en un sector suministrador de la cadena de producción de alimentos, algo esencial en cualquier momento, también estamos sufriendo el estrangulamiento de la economía. La incertidumbre, debido en gran parte a la gestión de nuestros gobernantes, la falta de recursos, el confinamiento, etc., han hecho que la demanda se retraiga y estemos padeciendo caídas de más del 50% del mercado.

Nuestros clientes, agricultores y ganaderos, no son unos nuevos héroes como se ha puesto de moda decir ahora, lo son desde hace muchos años, pero se les ha tratado únicamente como perceptores de subvenciones y alguien a quien hay que tener para que nos tengan el jardín cuidado y nos lleven la comida al super. El COVID-19 también ha servido para que esas protestas y manifestaciones que los agricultores, tan justamente estaban llevando a cabo, se paralizasen, y todas las reivindicaciones por las que estaban luchando se hayan venido abajo. Tienen que seguir soportando unos precios injustos y además ven como muchas de las cosechas no se pueden recoger por falta de mano de obra, en un país con millones de parados.

Creo que se ha demostrado la importancia de la producción nacional. La destrucción del tejido industrial durante tantos años, debido a nuestra falta de competitividad ha hecho que cerrasen millones de empresas, desde la industria pesada hasta el pequeño comercio. Se nos ha hecho creer que todo puede venir de fuera, de hecho, en los últimos años toda la inversión va destinada a plataformas logísticas, importar y distribuir. Es el momento de apoyar la industria española, fomentando la competitividad y apoyando el I+D. Es en estos momentos de dificultades cuando el sistema y las instituciones tienen la oportunidad de adoptar medidas para fomentar el producto nacional y relanzar el valor de la marca España.

Hay un dicho popular que se puede aplicar perfectamente a esta situación: “si tropiezas y no caes, das dos pasos al mismo tiempo”. Esperemos que esto sea así y podamos seguir avanzando. Desde luego nuestro sector, como tantos otros, tendrá que detectar nuevas oportunidades que van a surgir y, sobre todo, es hora de cambiar estrategias. Cambiarán nuestras redes de distribución y la forma de acercarnos a nuestros clientes, va a ser difícil que vuelvan las ferias tal y como las conocíamos. Habrá un cambio muy importante de las prácticas comerciales, será el momento de que la imaginación trabaje y nos lleve por un camino diferente.

Solo deseo que esto acabe pronto, que la “normalidad” tanto sanitaria como social se vuelva a instalar en nuestras vidas y que el hecho de pertenecer a esta comunidad económica nos pueda rescatar lo antes posible de esta situación tan difícil.

Señores gobernantes, con muy poco, el campo da mucho. Fijemos a nuestra población, no hagamos que se tengan que ir a buscar nuevos horizontes. Fomentemos la producción nacional.

Clic aquí

ALBERTO LOPEZ

Seguiremos construyendo el futuro

Alberto J. López Sánchez, Director de marketing y comercial Feria de Zaragoza   Feria de Zaragoza está …

Un comentario

  1. Buenas tardes,
    después de leer el manifiesto de D.Julio Gil y como representante que he sido de diversas empresas de fabricación nacional y actualmente todavía lo soy de una empresa nacional como es Agrator doy mi apoyo total a los verdaderos héroes de esta etapa de nuestra vida que son los agricultores, distribuidores y también a los fabricantes de maquinaria agrícola de este país que están demostrando solidez, aptitud y valentía. Esperemos que hayamos aprendido algo y que no hay futuro sin agricultores. Gracias por tus palabras Julio y ánimo para todos. Queda un día menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.