El ‘Dualsteer’ llega a la gama media de BCS con su tractor Spirit 70, más maniobrable y compacto

 

En el reciente certamen internacional italiano, Eima 2021, fue presentado y premiado el sistema de doble dirección Dualsteer, incorporado en el nuevo modelo Spirit 70 de BCS. Este tractor de 24 marchas de gama media potencia (63CV), además de generar una nueva línea de producto no existente hasta ahora en toda la gama, adopta características de los tractores de mayor equipamiento. La decisión del departamento técnico de BCS Group de incorporar la versión de doble sistema de dirección en un tractor de esta categoría, obligó a proyectar un nuevo sistema aún más compacto.

 

Eficiencia

El aumento de la maniobrabilidad en los tractores permite ahorrar tiempo y energía, lo que se traduce en más productividad, menos consumo energético, menos emisiones relacionadas con la producción y más ventajas en cuanto a eco-compatibilidad y sostenibilidad.

En concreto, con el sistema Dualsteer se mejoran las maniobras para reposicionar el tractor entre dos procesos sucesivos que implican tiempos ‘muertos’ en términos de producción, y que se asocian al consumo energético y a emisiones contaminantes no estrictamente necesarias. Por ejemplo, en huertos y viñedos, la transición de una fila a la siguiente requiere la ejecución de un giro en ‘U’ muy estrecho, difícil de realizar por máquinas con sistemas de dirección tradicionales sin recurrir a una maniobra que incluya detener el vehículo y recular.

 

El origen de Dualsteer

Dualsteer incorpora mayor tecnología de dirección para minimizar los efectos negativos relacionados con la pérdida de maniobrabilidad al equipar motores de bajas emisiones aprobados en la Fase V. Las mayores dimensiones de estos motores impiden su integración en los pequeños capós de los tractores ‘especializados’ actuales, por lo tanto, estos deben ampliarse significativamente, con la consiguiente pérdida de compacidad y agilidad de la máquina.

La tecnología Dualsteer ha existido hasta la fecha solo en máquinas de alta gama caracterizadas por mayores dimensiones y mayor potencia >75cv. Es única en el mercado y está cubierta por una patente internacional. Consiste en un sistema de doble dirección que combina la unión central del chasis con la dirección de las ruedas delanteras, aportando a las máquinas un radio de giro de hasta 70° y obteniendo así un resultado único en su segmento y en particular en cultivos en hilera.

La maniobrabilidad de los tractores, es decir, el poder moverse fácil y rápidamente en espacios difíciles y estrechos, cada vez es más demandada, ya que es de fundamental importancia para operar de la mejor manera posible y alcanzar los altos niveles de productividad impuestos por el mercado. Esto es particularmente aplicable en huertos, viñedos e invernaderos, donde la maniobrabilidad y la compacidad también afectan directamente al tamaño de los espacios de maniobra, que constituyen una pérdida neta de tierras cultivables.

En general, las demandas del mercado se orientan hoy en día hacia soluciones capaces de soportar sistemas de producción avanzados destinados a maximizar la eficiencia de la producción en diversos aspectos, por lo que los fabricantes de tractores están llamados, además de aumentar la maniobrabilidad de las máquinas, a aumentar la ergonomía del asiento del conductor, a mejorar los sistemas de gestión progresiva del par,  a desarrollar funcionalidades electro-mecánicas y digitales para implementar automatismos capaces de mejorar la manejabilidad y gestión operativa del vehículo. Muchas soluciones tecnológicas de este tipo ahora están disponibles para aplicaciones de alta potencia y gama, pero aún tienen costos incompatibles para el mercado de máquinas con potencias inferiores a 100 CV. Por lo tanto, se deben realizar grandes proyectos de I+D para desarrollar tecnología más asequible mediante la identificación de soluciones originales altamente competitivas.

En este escenario, la introducción progresiva de regulaciones cada vez más estrictas sobre las emisiones de los motores endotérmicos está poniendo al sector en grave crisis, debido a las dificultades técnicas encontradas en la integración en la zona del capó de los voluminosos sistemas de post tratamiento del escape. En particular, la adopción de motores que cumplen con los requisitos de la última Fase V, determina a los tractores especializados una pérdida significativa de sus características distintivas de compacidad y maniobrabilidad.

El objetivo de este proyecto es, por tanto, el desarrollo desde cero de una innovadora gama de tractores pertenecientes a la familia isodiamétrica, con una distancia entre ejes <150 cm y potencias de 50 a 65 CV, caracterizado por una maniobrabilidad significativamente mayor en comparación con los modelos actuales equivalentes, lo que permitirá minimizar los efectos negativos relacionados con el uso de motores que cumplen con el estándar Fase V, así como un mejor rendimiento general y características extra existentes hoy en día solo en máquinas de gama alta.

Escenario

Los tractores de vía estrecha (<1150 mm, Categoría T2), conocidos genéricamente como tractores ‘especialistas’ para viñedos y huertos, gracias a su alta compacidad, maniobrabilidad y versatilidad, son cada vez más utilizados también en invernaderos y por municipios para realizar labores de mantenimiento de zonas verdes, limpieza de carreteras y parques y retirada de nieve. Estas máquinas pueden ser básicamente de dos tipos:

  • compacto con ruedas diferenciadas, con una configuración similar a la de los tractores de campo abierto ‘tradicionales’;
  • con motor y ruedas generalmente isodiamétricas (4 ruedas motrices del mismo diámetro), en versiones con articulación central (AR) o ruedas direccionales (RS) o con ambos sistemas de dirección, históricamente derivados de motocultores.

La isodiametría es una de las excelencias de la industria agrícola, que inicialmente se desarrolló proporcionando un centro de gravedad bajo y radios de dirección muy estrechos, como una alternativa válida a los vehículos de orugas tradicionales para ser utilizados en todas aquellas situaciones de trabajo en pendientes y en espacios reducidos, beneficiándose de todas las ventajas típicas de las ruedas de goma (por ejemplo, vibraciones más bajas y velocidad máxima en la carretera de 40 km / h contra los 15 km / h permitidos para las orugas).

El nicho de mercado de referencia a lo largo del tiempo también se ha expandido, dando como resultado un nivel global muy interesante; en particular, existen numerosas soluciones técnicas y variaciones sobre el tema destinadas a satisfacer eficazmente las diversas necesidades de mecanización, no solo de cultivos especializados sino también, como se mencionó, de otros sectores como los municipios.

Además, el cultivo especializado de huertos, viñedos, frutales e invernaderos son de considerable importancia en la escena de la producción nacional, y sobre todo se caracterizan por diseños de instalaciones bastante estrechas. Por lo tanto, los tractores necesarios para estas aplicaciones deben tener un bajo volumen, es decir, ancho de paso mucho más estrecho que los de campo abierto, deben ser capaces de garantizar una alta maniobrabilidad para pasar sin problemas y con seguridad, incluso en los espacios más estrechos, especialmente en las cabeceras, es decir, en las áreas de maniobra perimetrales a las filas. De hecho, todos estos aspectos que han tenido repercusiones evidentes en el desarrollo de la mecanización agrícola nacional conduce, entre otras cosas, al nacimiento de la isodiametría.

Para garantizar la maniobrabilidad requerida por aplicaciones específicas, las isodiametrías especializadas adoptan diferentes soluciones de dirección. La simplicidad constructiva proporciona una unión central, controlada hidráulicamente, que une las dos partes de los ejes delantero y trasero. Los radios de giro son muy contenidos, y las ruedas traseras pasan justo por encima de la pista de las delanteras (con una ventaja en términos de compactación generalizada); por otro lado, el asiento del conductor se ve algo sacrificado y además, la estabilidad de la máquina disminuye cuando tiene que curvarse en pendiente. La alternativa es la clásica dirección de las ruedas delanteras solamente, que sin duda asegura una mejor estabilidad, pero se caracteriza por menores radios de giro junto con la presencia de las dimensiones del motor colocadas en la parte delantera limitan el traslado angular de las ruedas directrices. Por lo tanto, para lograr la máxima maniobrabilidad y estabilidad es necesario equipar las máquinas simultáneamente con ambos modos de dirección, alcanzando radios de giro muy pequeños, una solución que hasta la fecha solo ha sido desarrollada por el grupo BCS.

Las ventajas de la mejora de eficiencia mecánica en el sector agrícola no se limitan a facilitar el trabajo de los agricultores, sino que permiten mejorar la producción, tanto en términos cualitativos como cuantitativos. En concreto, con el objetivo de aprovechar al máximo el potencial del suelo, aumentando el rendimiento por hectárea de tierra cultivable, una reducción de las distancias de las hileras y una construcción de las mismas en zonas cada vez más desfavorables, como suelos escarpados y montañosos. En algunos sectores de la agricultura no se ha centrado solo en los espacios con el fin de aumentar la cantidad, sino que ha puesto su énfasis en la calidad del producto, un parámetro en contraste con el primero. Precisamente este último aspecto supone una mayor atención en el cuidado de los cultivos y por tanto un aumento del tiempo necesario para llevar a cabo las numerosas operaciones con la consiguiente tendencia a aumentar la incidencia de los costes laborales sobre el producto final.

La reducción de los espacios en cultivo en hilera o invernadero no solo requiere máquinas de vía estrecha, sino que al mismo tiempo complica enormemente el paso del tractor a la hileras siguiente: los radios de giro demasiado grandes requieren la adopción de modos de operación ineficientes (procesamiento alterno cada dos o tres filas) y, en cualquier caso, un sobredimensionamiento de la cabeza con pérdida de suelo productivo; es por ello que los agricultores si no cuentan con tractores de maniobrabilidad adecuada, generalmente prefieren dejar menos espacio al final de la fila accediendo a realizar maniobras más complejas.

Además, muchas parcelas, especialmente las montañosas, tienen espacios muy limitados (a menudo empinados) en los lados del campo que dificultan e inseguro maniobras incluso en esas áreas.

La tecnología Dualsteer® de BCS, aplicada a máquinas más grandes, ha permitido resolver brillantemente todos estos problemas.

Radio 3100 mm RS vs 2300 mm DS

Hoy en día en la Gama Media BCS propone el sistema Dualsteer ® en una máquina con una distancia entre ejes de <150 cm y un ancho máximo (dimensiones totales) igual a 1150 mm que permite a la máquina girar radios de hasta 60 ° para que tenga éxito, en particular, en el cultivo en filas estrechas. El sistema le permite reducir el radio de giro hasta en un 26% en comparación con el mismo tractor con ruedas direccionales (RS).

 

Clic aquí

New Holland participará en el Giro de Italia 2022 como patrocinador oficial

El Giro de Italia 2022 contará con New Holland Agriculture como patrocinador oficial. Según acaba …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.