El mercado de maquinaria agrícola se ajusta a la demanda imprescindible

El nivel de actividad se ha reducido en la segunda quincena de marzo al declararse el estado de alarma pero, según han ido pasando los días y se ha ido transmitiendo el mensaje de que la maquinaria agrícola es un insumo esencial en la cadena de abastecimiento de alimentos, la percepción de las empresas fabricantes, importadoras, concesionarios y talleres de reparación y mantenimiento ha cambiado levemente, tal y como indica la Asociación Nacional de Maquinaria Agropecuaria, Forestal y de Espacios Verdes (ANSEMAT) tras analizar la situación del mercado de maquinaria agrícola a través de una encuesta interna a las empresas del sector.

La Asociación explica que los importadores se han encontrado restricciones en fábricas situadas en otros países, los fabricantes han afrontado el cierre de producción de proveedores, y los concesionarios el frenazo de la inversión de sus clientes. Sin embargo, “si consideramos el porcentaje de empresas cuyo nivel de actividad se sitúa por encima del 50% respecto a la situación previa al estado de alarma, en conjunto el volumen es muy similar –un 43%–. Para los concesionarios (que son el número de empresas más numeroso en la encuesta y que tenían un nivel de actividad más bajo) se pasa del 27% al 34%. Los fabricantes han reducido su actividad para ajustarse a la producción imprescindible –pasando del 72% al 56%¬–, los importadores se mantienen estables –alrededor del 50%–, y los talleres bajan –pasan del 37% al 18%– pero la mayoría de ellos trabajan al 40%”.

Aunque aún no se hayan publicado los datos del Registro Oficial de Maquinaria Agrícola, y las cifras de matriculaciones muestren una caída del mercado, Ansemat recuerda que “hay que tener en cuenta que la actividad administrativa en varios registros provinciales se ha detenido y por lo tanto no refleja la realidad del mercado”. Asimismo destaca que “las empresas declaran una caída en la entrada actual de pedidos, pero se muestran más optimistas, dentro de la gravedad de la situación, con la variación estimada en el resto del año”.

La maquinaria agrícola es un insumo esencial en la cadena de abastecimiento de alimentos, y así lo ha defendido a diario Ansemat para conseguir que la legislación publicada durante el estado de alarma así lo corrobore. Por eso, todas las empresas de producción de equipos y/o sus componentes y recambios –y sus proveedores–, comercialización, distribución, reparación y alquiler, no pueden dejar de dar servicio a los agricultores y ganaderos que así lo requieran de manera urgente para actividades imprescindibles.

Por otro lado, destaca que la maquinaria agrícola tiene diferentes momentos de comercialización a lo largo del año en función de los cultivos y de las necesidades de las explotaciones ganaderas, y que el ajuste a la demanda imprescindible hace que se reduzca el mercado de manera natural por lo que las nuevas inversiones no urgentes se ven afectadas.

Clic aquí

GRUPO CARTÉS

Grupo Cartés ofrece soluciones para mejorar la eficiencia del vehículo industrial

Con el fin de mejorar la eficiencia de los vehículos, Grupo Cartés ofrece una serie …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.