Unidades de Medida ¿Cómo se escriben?

Unidades de medida

El Comité de Metrología del Instituto de la Ingeniería de España en colaboración con el Centro Español de Metrología acaba de publicar, con el título ‘Así NO se escribe. Unidades de Medida’, un interesante documento con el objetivo de incrementar la utilización del Sistema Internacional de Unidades (SI), que representa una herramienta fundamental en la comunicación en este mundo cada vez más tecnificado.

En una revista como lo es Agrotécnica, las unidades de medida y su forma de representación forman parte del texto de la mayoría de los artículos, por lo que en el número de noviembre de 1999 dedicamos uno de los editoriales al ‘Sistema Internacional de Unidades’. Desde los comienzos hemos intentado utilizarlo, aunque con algunas excepciones, las de aquellas unidades que son difíciles de comprender por determinados grupos de lectores.
En el año1964 España se adhiere al Sistema Internacional, y establece la obligatoriedad de utilizarlo en centros de enseñanza, organismos públicos… y hay que decir que no siempre se cumple y tampoco se hace mucho por corregir su incumplimiento.
El SI es un sistema de unidades universal que se utiliza por el 95% de la población del mundo; tiene unas reglas que pueden ser similares a las del lenguaje escrito de cualquier idioma, pero no siempre se utiliza correctamente en periódicos y revistas, e incluso en documentos oficiales y en textos de enseñanza primaria y secundaria.

El Sistema Internacional de Unidades (SI)
La obligatoriedad se recuerda en el Real Decreto 2032/2009, de 30 de diciembre, por el que se establecen las unidades legales de medida, que en su artículo único indica: “El Sistema Legal de Unidades de Medida obligatorio en España es el Sistema Internacional de Unidades (SI) adoptado por la Conferencia General de Pesas y Medidas y vigente en la Unión Europea”. Además, en relación con las Indicaciones de magnitud, “Los instrumentos, aparatos, medios y sistemas de medida deberán llevar sus indicaciones de magnitud en una sola unidad de medida legal”.

Unidades básicas del Sistema internacional
El RD 2032/2009 se modifica por el Real Decreto 493/2020, de 28 de abril, y en el que se define, en primer lugar, las unidades básicas del SI: tiempo (segundo – s), longitud (metro – m), masa (kilogramo – kg), intensidad de corriente eléctrica (amperio – A), temperatura termodinámica (kelvin – K), cantidad de sustancia (mol), e intensidad luminosa en una dirección dada (candela – cd).
La temperatura Celsius (t) se define como la diferencia t = T – T0 entre dos temperaturas termodinámicas T y T0, siendo T0 = 273,15 K. La unidad de temperatura Celsius es el grado Celsius, °C, que por definición es, en magnitud, igual al kelvin.
Los nombres de las unidades se imprimen en caracteres romanos (rectos) y se consideran como nombres (sustantivos) comunes, empiezan por minúscula (incluso cuando su nombre es el de un científico eminente y el símbolo de la unidad comienza por mayúscula), salvo que se encuentren situados al comienzo de una frase o en un texto en mayúsculas, como un título.
El símbolo utilizado para separar la parte entera de la parte decimal de una magnitud se denomina ‘separador decimal’. El símbolo del separador decimal puede ser la coma (,) o el punto (.), en la propia línea de escritura.
Los números con muchas cifras pueden repartirse en grupos de tres cifras separadas por un espacio, a fin de facilitar la lectura. Estos grupos no se separan nunca ni por puntos ni por comas. Cuando no hay más que cuatro cifras delante o detrás del separador decimal, es usual no insertar un espacio y dejar una única cifra suelta.

Unidades derivadas del SI
Las unidades derivadas se forman a partir de productos de potencias de unidades básicas. Las unidades derivadas coherentes son productos de potencias de unidades básicas en las que no interviene ningún factor numérico más que el 1.
El número de magnitudes utilizadas en el campo científico no tiene límite; en la tabla 2 se presentan algunos ejemplos de magnitudes derivadas que se utilizan habitualmente en artículos publicados en agrotécnica. En la tabla 3 se incluyen algunas de las unidades derivadas con o sin símbolo propio.
Ciertas magnitudes se definen por cociente de dos magnitudes de la misma naturaleza; son por tanto adimensionales, o bien su dimensión puede expresarse mediante el número uno. La unidad SI coherente de todas las magnitudes adimensionales, o magnitudes de dimensión uno, es el número uno, dado que esta unidad es el cociente de dos unidades SI idénticas. El valor de estas magnitudes se expresa por números y la unidad «uno» no se menciona explícitamente. Como ejemplo de tales magnitudes, se pueden citar el coeficiente de rozamiento.

Unidades derivadas

Unidades SI derivadas coherentes

Algunas reglas de escritura de los símbolos y nombres de las unidades

  • Los símbolos de las unidades se imprimen en caracteres romanos (rectos), independientemente del tipo de letra empleada en el texto adyacente. Se escriben en minúsculas excepto si derivan de un nombre propio, en cuyo caso la primera letra es mayúscula. Como excepción se permite el uso de la letra L en mayúscula o l en minúscula como símbolos del litro, a fin de evitar la confusión entre la cifra 1 (uno) y la letra l (ele).
  • Un prefijo de múltiplo o submúltiplo, si se usa, forma parte de la unidad y precede al símbolo de la unidad, sin espacio entre el símbolo del prefijo y el símbolo de la unidad.
  • Los símbolos de las unidades son entidades matemáticas y no abreviaturas. Por tanto, no van seguidos de un punto, salvo al final de una frase, ni se usa el plural.
  • Para formar los productos y cocientes de los símbolos de las unidades, se aplican las reglas habituales de multiplicación o de división algebraicas. La multiplicación debe indicarse mediante un espacio o un punto centrado a media altura (·), para evitar que ciertos prefijos se interpreten erróneamente como un símbolo de unidad. La división se indica mediante una línea horizontal, una barra oblicua (/), o mediante exponentes negativos.
  • No se permite emplear abreviaturas para los símbolos y nombres de las unidades, como seg (por s o segundo), mm cuad. (por mm2 o milímetro cuadrado), cc (por cm3 o centímetro cúbico) o mps (por m/s o metro por segundo). De esta forma se evitan ambigüedades.
  • Los nombres de las unidades se imprimen en caracteres romanos (rectos) y se consideran como nombres (sustantivos) comunes, empiezan por minúscula (incluso cuando su nombre es el de un científico eminente y el símbolo de la unidad comienza por mayúscula), salvo que se encuentren situados al comienzo de una frase o en un texto en mayúsculas, como un título. Para cumplir esta regla, la escritura correcta del nombre de la unidad cuyo símbolo es °C es ‘grado Celsius’ (la unidad grado comienza por la letra g en minúscula y el atributo Celsius comienza por la letra C en mayúscula, porque es un nombre propio). Los nombres de las unidades pueden escribirse en plural.
  • Cuando el nombre de la unidad está combinado con el prefijo de un múltiplo o submúltiplo, no se deja espacio ni se coloca guión entre el nombre del prefijo y el de la unidad. El conjunto formado por el nombre del prefijo y el de la unidad constituye una sola palabra.
  • Cuando el nombre de una unidad derivada se forma por multiplicación de nombres de unidades individuales, conviene dejar un espacio, un punto centrado a media altura (·), o un guión para separar el nombre de cada unidad.

Algunas reglas de escritura para expresar los valores de las magnitudes
En las expresiones matemáticas, el símbolo % (por ciento), reconocido internacionalmente, puede utilizarse con el SI para representar al número 0.01. Por lo tanto, puede usarse para expresar los valores de magnitudes sin dimensión. Cuando se expresan de esta forma los valores de magnitudes adimensionales, es preferible utilizar el símbolo % mejor que la expresión ‘por ciento’.

Algunas reglas para la formación de los múltiplos y submúltiplos decimales
Los múltiplos y submúltiplos decimales de las unidades SI se forman por medio de prefijos que designan los factores numéricos decimales por los que se multiplica la unidad y que figuran en la columna ‘factor’ de la tabla 4.

Prefijos SI
Los símbolos de los prefijos se escriben en caracteres romanos (rectos), como los símbolos de las unidades, independientemente del tipo de letra del texto adyacente, y se unen a los símbolos de las unidades, sin dejar espacio entre el símbolo del prefijo y el de la unidad.
Con excepción de da (deca), h (hecto) y k (kilo), todos los símbolos de prefijos de múltiplos se escriben con mayúsculas y todos los símbolos de prefijos de submúltiplos se escriben con minúsculas. Todos los nombres de los prefijos se escriben con minúsculas, salvo al comienzo de una frase. El grupo formado por un símbolo de prefijo y un símbolo de unidad constituye un nuevo símbolo de unidad inseparable (formando un múltiplo o un submúltiplo de la unidad en cuestión) que puede ser elevado a una potencia positiva o negativa y que puede combinarse con otros símbolos de unidades compuestas.
Los nombres de los prefijos son inseparables de los nombres de las unidades a las que se unen. Así, por ejemplo, milímetro, micropascal y meganewton se escriben en una sola palabra.
Los símbolos de prefijos compuestos, es decir los símbolos de prefijos formados por yuxtaposición de dos o más símbolos de prefijos no están permitidos, por ejemplo debe escribirse nm (nanómetro) y no mμm.

Otras unidades admitidas
La tabla 5 incluye las unidades no pertenecientes al SI cuyo uso con el Sistema Internacional está aceptado, dado que son ampliamente utilizadas en la vida cotidiana y cada una de ellas tiene una definición exacta en unidades SI.
Incluye las unidades tradicionales de tiempo y de ángulo. Contiene también la hectárea, el litro y la tonelada, que son todas de uso corriente a nivel mundial, y que difieren de las unidades SI coherentes correspondientes en un factor igual a una potencia entera de diez. Los prefijos SI se emplean con varias de estas unidades, pero no con las unidades de tiempo.
Se recomienda que el grado se divida de forma decimal, mejor que utilizando el minuto y el segundo.
La tabla 6 contiene unidades no pertenecientes al SI utilizadas para responder a necesidades específicas de ciertos grupos. Quienes empleen las unidades de la tabla 5 deben indicar siempre su definición en unidades SI.

Unidades no pertenecientes al SI cuyo uso es aceptado

En la tabla 6 se citan también las unidades de las magnitudes logarítmicas, el belio y el decibelio. Estas son unidades adimensionales y se emplean para proporcionar información sobre la naturaleza logarítmica del cociente de magnitudes. El belio y el decibelio, B y dB, 1 dB = (1/10) B, se emplean para expresar el valor de logaritmos de base 10 de cocientes entre magnitudes, lg = log10. Las unidades belio y decibelio se aceptan para su uso con el SI pero no se consideran unidades SI. Los prefijos SI se utilizan con dos de las unidades de la tabla 6, como el bar (por ejemplo milibar, mbar) y con el belio, en particular el decibelio, dB. En la tabla se menciona explícitamente el decibelio, ya que el belio raramente se usa sin este prefijo.
Todos los datos termodinámicos se refieren a la presión normal de un bar. Antes de 1982, la presión normal era la atmósfera normal, igual a 1.013 25 bar o 101 325 Pa. El milímetro de mercurio se utiliza únicamente para la medida de la presión sanguínea y de otros fluidos corporales.

Declaración de intenciones
En los artículos que se publican en AgroTécnica procuramos utilizar el Sistema Internacional de Unidades en lo posible, aunque hay ocasiones en las que hay que recurrir a algunas unidades del Sistema Técnico, o incluso al ‘Imperial’ de las pulgadas, de los pies o de los galones…
Esto es como consecuencia de que tradicionalmente las dimensiones de un cuerpo de arado se expresan en pulgadas, o del corte de una cosechadora en pies; también algunas de las dimensiones de los neumáticos se dan en pulgadas. Convertir estas anchuras en unidades SI de longitud obligaría a utilizar decimales.
Por otra parte, en los resultados de los ensayos realizados en el Laboratorio OCDE de USA, se utiliza como base unidades del Sistema Imperial, como HP, rpm, galones…, aunque también incluye como secundarias las unidades del SI.
A este respecto, se utiliza el punto (.) como separación decimal en alternativa la coma (,), lo que es admitido por el SI, al que se da preferencia en agrotécnica porque se adapta mejor a determinados programas de ordenador.
Con las unidades correspondientes a magnitudes relacionadas con los motores, siempre se prefiere expresar la potencia en kilovatios (kW), aunque al ser más pequeño el Caballo de Vapor (CV, o cv en las publicaciones de Brasil) que el kilovatio, se comprende que los fabricantes de tractores prefieran expresar la potencia en CV, ya que parece que así ofrecen potencia mayor.
Para expresar el par motor en el Sistema Internacional se utiliza el newton x metro, y se recomienda designarlo como N m o bien N·m. En agrotécnica se utiliza generalmente Nm, sin espacio entre las dos letras, ya que si se deja un espacio en medio, al preparar tablas, las dos letras pueden separarse en filas diferentes. Habrá que cambiar y utilizar el punto centrado para la separación de caracteres… Por otra parte, si se utiliza el decanewton (daN), en determinadas ocasiones puede considerarse equivalente al kilogramo x metro (kgm) del Sistema Técncico (error del 2%).
En relación con el régimen de funcionamiento del motor, o de la toma de fuerza, que frecuentemente en la literatura comercial se expresa como revoluciones por minuto (RPM o rpm) se ha venido utilizando rev/min, o bien r/min, que se utilizaba para expresar los resultados de los ensayos de tractores según el Código OCDE de las primeras ediciones. Lo correcto sería utilizar min-1 ó 1/min, por lo que habrá que cambiar a medida que los lectores se acostumbren a la nueva forma de expresión.
En relación con las cifras numéricas conviene seguir la recomendación: utilizar los prefijos para que las cifras no tengan más de cuatro números por delante o por detrás del separador decimal y separar las cifras de tres en tres para facilitar la lectura. Además tener en cuenta las diferencias entre el ‘billón’ inglés (miles de millones) y el ‘billón’ español (millón de millones). Por ello utilizando los prefijos del SI se evitan las informaciones erróneas.

Bibliografía

  • Así NO se escribe. Unidades de Medida. Instituto de la Ingeniería de España/Centro Español de Metrología. NIPO: 113200097 (versión impresa). NIPO: 11320010X (versión electrónica)
  • El Sistema Internacional de Unidades. Revista Agrotécnica, noviembre de 1999.
  • Real Decreto 2032/2009, de 30 de diciembre, por el que se establecen las unidades legales de medida.
  • Real Decreto 493/2020, de 28 de abril, por el que se modifica el RD 2032/2009

Luis Márquez
Dr. Ing. Agrónomo

Clic aquí

El ‘Dualsteer’ llega a la gama media de BCS con su tractor Spirit 70, más maniobrable y compacto

  En el reciente certamen internacional italiano, Eima 2021, fue presentado y premiado el sistema …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.